Qué hacer en casa con un bebé

Qué hacer en casa con un bebé – tips cuarentena por coronavirus.

¡Aloha Babies! Aquí os traigo algunos tips para estos días de cuarentena por coronavirus. En este post me centraré sobretodo en ideas de actividades que puedes hacer con un bebé como Luk en casa durante tantas horas, y días.

Antes de empezar tengo que confesaros dos cosas: Luk se porta super bien por lo que nos podemos quejar poco estos días que tan complicados están siendos para todos. Nosotros «jugamos» con ventaja puesto que trabajamos desde casa (antes de todo esto, tan solo íbamos a la ofi de Barcelona cuando teníamos reunión de equipo, con clientes o inversores) así que ya estamos «acostumbrados» a este tipo de situación. Aunque basta que te digan que es peligroso salir -y sea prohibido- para que tengas más ganas de salir. ¿Os pasa igual?

Nosotros nos lo hemos tomado como un reto y como un valor que indirectamente estamos transmitiendo a nuestro hijo. Quedarse en casa tantos días significa sentir respeto por los sanitarios que cuidan a todos esos afectados por el Covid-19 y responsabilidad social. Además significa saber estar en familia, aprender a tener paciencia y respeto por la convivencia.

De todo se puede aprender algo nuevo ¿No creéis? Tenemos que mantenernos positivos.

Uno de los retos es sin duda convivir con los recursos que hay en casa. No vamos a volvernos locos comprando mil juegos por amazon para poner en riesgo a los repartidores. No. Así que lo que intentamos hacer estos días es «jugar» con más o menos juegos según el día. A veces un objeto simple para nosotros es el juego perfecto para ellos. Luk lleva 2 días que no para con el plástico de la huevera!

Lo primero que hemos hecho ha sido adecuar el salón como si fuera la zona de juegos de la casa. Cuando todo esto pase, volveremos a poner todos los juguetes en la zona de la buhardilla para que Luk entienda de algún modo que «esta situación» ha sido especial. Algo parecido a lo que pasa en Navidades. Que se pone el árbol y después se saca.

Hemos bajado casi todo lo que teníamos: colchonetas, alfombra de juegos, tipi indio, libros, pinturas, cartulinas, muñecos, playmobils, piano, cartas Montessori, puzzles, domino…

Arriba en la buhardilla hemos dejado 3 juegos: Un par de puzzles de animales, unos peluches XXL, y la piscina de juegos.

A diferencia de muchas mamis nosotros no hemos sido estrictos en los horarios, nunca lo hemos sido. Por lo que ahora tampoco ibámos a serlo. Tanto solo mantenemos un orden básico, lo demás puede variar en función de lo que Luk esté más perceptivo de hacer ese día.

Por ejemplo los «pilares horarios» son las horas de las comida, las siestas y la bañera.

Suele levantarse alrededor de las 8h/9h . Se toma el primer bibi en nuestra cama mientras nosotros nos tomamos el café y vemos las noticias. Nos cambiamos todos y bajamos al salón.

Lo dejamos a su aire con música de fondo -solemos poner jazz y bosanova- mientras Mr.K responde email y pone en marcha cosas de la empresa y yo aprovecho para preparar la comida, hacer lavadoras o poner un poco de orden.

Sobre las 10h desayuna y aguanta jugando solo hasta las 12h. A esa hora pide bibi y una mini siesta -Luk es muy dormilón- , ese momento es muy nuestro. Aprovecho que esta dormido y que hay silencio para poder hacer esas actividades de la empresa que más requieren concentración.

Sobre las 13h/14h comemos todos juntos – En este otro post os hablo sobre nuestra introducción al BLW – El momento de poner la mesa lo hacemos participe. Siempre le canto la misma canción para que sepa que es el momento de la comida. Él directamente va a su armario de los bibis y platos de plástico y los lleva cerca de dónde esta la trona! :)

Hay días que va más cansado que otros y después de comer pide siesta, otros en cambio no. Los días que no pide siesta aprovecho para estar con él al 100% intento hacer actividades que sean diferentes pero sean «relax». Por ejemplo pintar. Es un buen momento para hablarle de los colores, de las formas, … Otra actividad es cantar con él algunas nanas, o canciones calmadas.

Sobre las 16h/17h es el momento de leer libros. A Luk le flipan los libros, creo que casi cada día los leemos todos. Tal cual. No exagero. Le encanta pasar páginas, escuchar diferentes palabras y sonidos. Intentamos siempre hacer mucho énfasis en los tonos para que entienda que hay una historia detrás. Para nosotros este es su momento e intentamos hacerlo especial. Tenemos libros interactivos y tambiéncuentos, libros en francés, en castellano, en catalán o en inglés. También tenemos libros con sonidos que a Luk le flipan, son ideales para enseñarle el ruido que hacen los animales o la música clásica.

La merienda solemos hacerla de forma desenfadada, antes del coronavirus íbamos a la playa a tomarnos el yogur pero estos días lo que hacemos es tomarnos el yogur en la terraza los días de sol, y sino en casa con los dibus.

Estos días toca ser más tolerantes y más flexibles con todo no os parece?

A última hora de la tarde intentamos cansarlo un poco a nivel físico. Bailamos, reímos, cantamos, saltamos, vamos de un lado al otro de la casa para que nos siga, ordenamos los juguetes, jugamos con los puzzles una y otra vez… El caso es «agotarlo».

De esta forma sobre las 19/20h lo llevamos a la bañera/ducha y que esta haga efecto «relax». Estos día alargamos este momento cual SPA se tratará. Le ponemos mil juguetes, lo dejamos a su aire hasta que vemos que empieza a poner ojitos de cansado. Le cambiamos al modo pijama con masaje relax incluido y lo bajamos a cenar. Algunos días estamos cenando juntos otros no porque es muy temprano para nosotros en cualquier caso, siempre nos sentamos con él en la mesa.

Hay días que pide a «gritos» el bibi de la noche y otros en cambio que no tiene ni pizca de sueño. Si pide bibi de noche, lo llevamos a la cuna y en un pim pam esta dormido. En el otro caso, le apartamos los juguetes y le dejamos solo libros a su alrededor. Lo que tenemos muy claro es que no dejamos nunca que se vaya a dormir más tarde de las 22h.

Como veis no es nada del otro mundo. Cada casa tiene sus normas y su convivencia. Luk es un bebé de 15 meses y no es lo mismo que un bebé de 18 o uno de 6 meses… Cada época es distinta y requiere de más on menos actividades según el carácter de cada bebé. Lo que vengo a decir es que las normas estrictas con horarios muy fijos a veces pueden crear monotoní u aburrimiento. Nos gusta vivir en la medida de lo posible «estos días» lo más inesperado posible. Si vemos que ese día Luk esta por la labor de pintar, nos pasamos el día pintando. Si ese día Luk solo quiere leer libro leemos y releemos libros… si ese día Luk quiere estar en el parking con su pelota de fútbol estaremos más tiempo en el parking que de costumbre. Si hace sol montamos el tipi en la terraza y aprovechamos la Vitamina D que tanto echamos en falta estos días. Improvisar en la medida de lo posible y sobretodo ser pacientes y tolerantes con los más pequeños ya que no entienden qué es lo que está pasando.

Compártelo